jueves, 29 de abril de 2010

ABEJAS GORDAS 3

Abejas gordas parte 3

He estado centrándome en la dinámica de la proteína en la colonia. Pero para estimular la cría la colonia también necesita un flujo de néctar o su equivalente. Esto nos trae al tema de la alimentación con jarabe de azúcar.

Randy Oliver

En mis artículos anteriores de la serie de las abejas gordas expuse la importancia de la vitelogenina en la dinámica de la proteína de la colonia y la alimentación con los suplementos del polen. Desde la escritura de esos artículos, he tenido el placer de entrevistarme con el Dr. Gordon Wardell, de Tucson, que es el inventor del complemento de proteína para abejas MegaBee. He podido utilizar un poco del producto en el campo y quisiera compartir mis impresiones iniciales. Pero primero, el Dr. Wardell atrajo mi atención hacia Otis y otros 2004. Los autores compararon las proteínas en abejas de verano y de invierno. En las abejas de invierno, encontraron un gran aumento de la vitelogenina en el metabolismo, pero también encontraron un aumento incluso mayor de otra proteína, identificada tentativamente como arylphorin.

Sin embargo, lo que llamó mi atención era que la cantidad total de proteínas del almacenaje que midieron en los cuerpos de las abejas no era suficiente para continuar la crianza durante el invierno ni para cualquier temporada. Al parecer, la colonia depende del polen almacenado previamente en los panales, o en pleno invierno pecoreando, para proporcionar bastante proteína para incrementar la cría. ¡Es maravilloso cómo algunas de nuestras colmenas en California que llegan al invierno sin un gramo de polen almacenado puedan crecer en enero! Quizás es porqué pecorean el aliso y otros pólenes, desesperadamente, durante esos fríos días de invierno.

Quizás la alimentación con suplemento en el otoño es importante no sólo para que las abejas se llenen por completo de vitelogenina y de otras proteínas de reserva, sino además permitir que lo almacenen lejos de los panales de cría para uso posterior. ¡Si ése es el caso, debemos ver qué suplementos almacenan mejor en los panales! Alternativamente, la alimentación con proteína, en enero, de las colonias que preparamos para la polinización de la almendra puede ser crítica si el clima o la carencia de pecoreo imposibilitan obtener el polen que acopiarían en tal momento.

Antes mencioné MegaBee. Lo venden en las distribuidoras Dadant. No voy a hacerla de palero del producto, sino que he jugado con él, y he pasado tiempo con el encargado de ventas en mi apiario, experimentando con la mezcla. ¡He visto (pronto será publicado) datos de antemano de los ensayos prácticos de MegaBee comparados con los controles, tortas de polen y otros productos, los propietarios de MegaBee miran el negocio bueno! Soy consciente de que los apicultores tienen sus razones de estar esperanzados y escépticos a la vez acerca del nuevo producto, es la actitud de la mula no era arisca. Un número de apicultores de California están pidiendo muestras mientras que escribo esto, y el inventor y el productor están impacientes por trabajar con los apicultores y resolver cualquier problema durante su introducción.

El Dr. Gordon Wardell en su laboratorio de Tucson. Todas las fotos del autor.

Este producto cuesta actualmente más que los suplementos a base de soya o polen, pero está en el rango del FeedBee. La fórmula, como otros productos, es patentada, pero el Dr. Wardell eligió los ingredientes basado sobre lo que prefieren las abejas al alimentarse. Con excepción de la formulación, MegaBee es también diferente en que es ácido y molido muy finamente para la digestión óptima. Tan molido, que permanece en suspensión en jarabe pesado. Incluso permanece en suspensión bastante bien en jarabe del 50:50 pero no en jarabes más finos.

Lo mezclé con un agitador motorizado y mezcló bastante rápido. No tengo ninguna idea cómo se mezclará en grandes cantidades. Una vez que está mezclado sus preservativos lo guardan del estropeo y las abejas lo toman fácilmente. Es mejor darlo en un alimentador invertido y deja poco residuo, a excepción de una capa en la parte inferior del envase. El Dr. Wardell sugiere quitar la tapa una vez que se ha vaciado el alimentador y permitir que las abejas entren en el frasco para que lo dejen limpio. Desafortunadamente, esto requeriría un viaje adicional al apiario. La limpieza de las latas de alimentación de un galón puede ser problemática. No he tenido la ocasión de alimentar en un alimentador de bastidor, pero el Dr. Wardell dice que en un alimentador invertido la toman más aprisa. Una vez más, puesto que los alimentadores de marco que utilizo tienen chimeneas para evitar que las abejas se ahoguen, no podrían limpiar la parte inferior de todos modos. Esto también sería un problema con los alimentadores Miller.

He probado alimentar con varios tarros con los cuellos inclinados (véase la foto) esto redujo al mínimo la cantidad de residuo hacia donde quedó orientado el casquillo.

Varios alimentadores de prueba para la dieta líquida en uno de mis apiarios. Viendo si podemos reducir al mínimo el residuo. Estoy utilizando una mezcolanza de equipo.

Al usar MegaBee como alimentación líquida, usted evita abrir la colmena para meter la torta de proteína. Hagamos cuentas: MegaBee se mezcla al índice de ½ libra por galón. Puesto que es proteína al 46%, usted estaría alimentando alrededor de un cuarto de libra de proteína por galón, junto con 8.5 libras de azúcar (si usa jarabe 2 a 1). Yo alimento con tortas de 3 libras de levadura de cerveza/azúcar/polen, que es un índice de 3/8 de libra de proteína por ración (y no pasa de media libra) con 1 libra azúcar (sin contar el jarabe suministrado).

Si alimentara tres tortas de 3 libras, tendría que dar casi 5 galones de jarabe con MegaBee para dar a las abejas la misma cantidad de proteína. Claramente, MegaBee en alimentación líquida agrega proteína substancial a la colonia. Pero si usted esté intentando realmente agregar peso a la colmena para las provisiones de invierno, usted tendría que suministrar suficiente suplemento en forma de torta (ésta también parece dar los mejores resultados en ensayos prácticos). En forma de torta, MegaBee mezcló con el jarabe casi dos veces mas proteína que mi torta de levadura de cerveza (la etiqueta de instrucciones indica agregar más jarabe si la masa queda muy dura). En mis pruebas limitadas de alimentación, las abejas comieron las tortas de MegaBee casi tan rápidamente como mis tortas de levadura con polen natural al 5%. No he tenido el producto bastante tiempo para juzgar la respuesta de estímulo del aumento de la cría.

A propósito de las tortas, un número de apicultores están utilizando una tapa con bordes donde cabe la torta. Generalmente, usted quiere que la torta esté cercana a la cría para el buen aprovechamiento, eso es lo que parece facilitar dicho tipo de tapas. No las he probado.

Varios apicultores me preguntan cómo saber si una colonia tiene bastante proteína. He mencionado el observar a las pecoreadoras al volver con las cargas de polen y comprobar si hay polen almacenado alrededor del nido de cría. Cuando la proteína es superabundante, una colonia también criará zánganos. Pero cuando estas muestras no son evidentes, miro para cerciorarme de que la colonia tiene cría joven en un nivel apropiado para la estación y que las larvas jóvenes están nadando en jalea real. Cuando las abejas comienzan a recortar la jalea, usted sabrá que están conservando el alimento. Los panales nuevos y con larvas deben relucir con la jalea.

Sin embargo, usted no verá larvas nadando en jalea a menos que las abejas también tengan un flujo del néctar acarreando a la colmena, y esto nos trae al tema del jarabe de azúcar. A este punto, déjeme indicar enfático, que no soy un experto por ningún medio en el jarabe de azúcar. La alimentación de abejas es una lata pues necesita mucho trabajo, costoso al final. Hace muchos años imaginé una estrategia migratoria para la operación de mis apiarios que me evitó la alimentación de cualquier clase. (a excepción cuando estoy criando reinas). Meto a construir todos mis panales en flujo de néctar, e hiberno con miel. Mis amigos grandes apicultores dan más jarabe a sus colmenas en unas semanas que lo que yo he dado en toda mi vida. No voy a entrar al asunto de la alimentación a gran escala, dejaré que lo haga alguien que sabe de eso.

Sin embargo, me place discutir la ciencia y la biología de la alimentación con jarabe y de las indicaciones para el apicultor aficionado y el profesional. Con excepción de los usos especiales, hay tres razones principales para alimentar:

1. estimular la cría

2. construcción de panales

3. aprovisionamiento para el invierno

Los primeros dos pueden ser efectuados alimentando con jarabe ligero (1:1, un kilo de azúcar y un litro de agua); el último con el jarabe pesado (2:1, 2 kilos de azúcar y un litro de agua). Hay que anotar aquí que los apicultores grandes generalmente no pueden darse el lujo de alimentar con jarabe ligero, debido a los desperdicios y no mezclar lotes y porque se necesita mucho trabajo para la cantidad de azúcar real que se da, los pequeños apicultores pueden utilizar el jarabe ligero a su favor. El jarabe ligero se puede mezclar en agua fría, pero el agua caliente disuelve el azúcar más rápidamente el volumen aumenta en un factor de 1-2/3; 10 kilos de azúcar en 10 litros de agua producen 16.5 litros de jarabe 1:1).

Sea consciente que el jarabe ligero puede estropearse rápidamente durante la temporada de calor debido a la fermentación y a la colonización por las levaduras, las bacterias y los hongos. Usted puede prevenir esto agregando una taza de blanqueador para ropa (hipoclorito de sodio al 6%) por 200 litros, o 5ml por cada 4 litros. He experimentado un poquito con este jarabe tratado con cloro. El cloro libre inicial es fácilmente detectable, después llega a ser imperceptible a las tiras de prueba que utilicé después de algunas horas. Con todo incluso varias horas después de mezclar (bien tapado para prevenir la desgasificación), el jarabe todavía previno cualquier crecimiento microbiano cuando lo inoculé. Parece que el cloro enlaza libremente con el azúcar y conserva su actividad por algún tiempo. Encontré que mientras el jarabe oliera como una piscina, esterilizaría cualquier alimentador en que lo vertía.

Un preservativo del jarabe que me gusta incluso más que el blanqueador es el timol. Escribo sobre esto en el artículo de Nosema que usted puede buscar en este sitio en jarabe timolado.

Como mencioné anteriormente, las abejas necesitan experimentar un flujo del néctar de una cierta clase para estimular la crianza y alimentar correctamente las larvas (con excepción del hecho que durante la acumulación temprana después del solsticio de invierno utilizarán la miel almacenada). ¡Incluso sin un flujo del néctar, la reina puede poner huevos, pero las abejas nodrizas pueden del mismo modo seguirla detrás y comérselos! Cuando el alimento es poco, esas larvas no serán alimentadas al máximo y pueden ser operculadas temprano. Durante las épocas de escasez de néctar cuando usted quisiera que las abejas continuaran criando ininterrumpidamente (como en mi área entre la floración de la fruta y el flujo de néctar principal, o en septiembre), la alimentación del jarabe ligero hace continuar la crianza y eso es agradable. ¡Y el jarabe puede ser realmente ligero! Un kilo de azúcar y 2 litros de agua estimulará suficientemente la colonia. De hecho, las concentraciones del jarabe mayores del 1 a 1 están más allá del contenido de azúcares de la mayoría de los néctares y no son estimulantes para las abejas.

Hay un aspecto interesante del comportamiento de la abeja que ha sido de largamente observado, las colonias vacilan para iniciar completamente la crianza a menos que tengan una reserva adecuada de miel (Doolittle 1905). Las abejas pueden oler la presencia de los panales vacíos (Rinderer 1982) y determinan el flujo del néctar dentro de la colonia (Seeley 1995), pero no estamos seguros cómo detectan la cantidad de reservas de miel (Seeley). Pero he notado que cuando organizo los panales vacíos para iniciar la postura, las abejas inician más rápidamente si tienen algunos panales de miel en contacto con el racimo. Si no, parecen sostenerse apagadas hasta que haya puesto al lado algunas provisiones. Igual es con las nuevas colonias al construir nuevos panales les gusta guardar una reserva de cualquier lado del nido de la cría. Esto tiene sentido, puesto que las colonias que se extienden demasiado pueden morir de hambre fácilmente durante el tiempo inclemente. Si usted está alimentando para estimular la crianza, puede tomar una o dos suministradas de jarabe antes de que usted vea resultados impresionantes (y no olvide el suplemento del polen, si está indicado).

Durante nuestros veranos tardíos secos de California, en los apiarios con pocas colmenas en donde la alimentación del jarabe complementa el pecoreo escaso de néctar, encuentro que un 2 litros de jarabe 1 a 2 alimentado una vez por semana mantiene a la colonia estimulada al punto que lo guardan y agregan cera blanca a los panales. Ver panales blanqueados es una medida muy fácil de observar, la cera nueva nos indica el adecuado estímulo de las abejas pues solamente si detectan que tienen un exceso de néctar producen cera. El jarabe ligero es mejor suministrarlo lenta y continuamente para el efecto más estimulante. Estar suministrando el jarabe adicional es innecesario a menos que usted quiera que la colonia construya panales o para agregar reservas (pero el jarabe muy ligero es ineficaz para agregar provisiones). ¡De hecho, veo a menudo a los novatos sobrealimentar sus abejas el primer año hasta el punto que dejan a la reina con poco sitio para que ponga!

Una vista de la superficie inferior de la tapa de la colmena que demuestra la cera blanca nueva por la alimentación. Esto indica que las abejas se están estimulando adecuadamente.

Para los principiantes que comienzan con la construcción de panales, recomiendo la alimentación continua del jarabe ligero en alimentador interior hasta que todos los panales de la cámara de cría estén completos. Esto ahorra a la colonia recorrer miles de millas de vuelo que serían necesarias para pecorear el néctar y permite que se centren en la crianza, la recolección del polen y la construcción de los panales.

El jarabe ligero es bueno para la moral de la colonia si hay escasez de néctar. También estimula el comportamiento higiénico y ayuda así contra la varroa y problemas de enfermedades. Las colonias toman las tortas de polen y las medicinas en grasa mejor al ser alimentadas (Elzen y Scox 2004). Es también útil para facilitar la aceptación de nuevas reinas. El jarabe ligero es bueno durante la temporada calida, puesto que refresca la colmena mientras que las abejas evaporan el agua.

Por una parte, cuando usted quiere poner reservas para invierno (o aumentar el peso de la colonia en cualquier momento del año), usted tiene que alimentar con un jarabe lo mas espeso posible, esto ahorra trabajo y en segundo lugar para hacerlo lo mas fácil posible cuando las abejas evaporan el exceso del agua. Por lo tanto, alimente una solución cercana a la saturación del azúcar. Puede ser hecho a partir de 15 kilos de azúcar en 7 litros de agua hirviendo, o jarabe de maíz de alta fructosa. Diré más del HFCS más adelante (también compruebe las referencias de este artículo, muchas están disponibles en Beesource). ¡Las colonias también pueden ser alimentadas con azúcar granulado durante el invierno, ellas procesan los cristales si las abejas del racimo pueden alcanzarlos! No alimente las abejas con azúcar sucia, puede causar envenenamiento o disentería. Solo alimente con jarabe de azúcar refinada de caña o de azúcar de remolacha, o HFCS (Barker, 1977).

Y ahora seguimos sobre la discusión del HFCS y la sacarosa. Punto a favor del HFCS es su precio mas bajo que el del azúcar (es decir, en los EE.UU. debido a los subsidios gubernamentales a los productores de maíz y de azúcar, mantienen los precios del azúcar más altos y los de la fructuosa de maíz mas bajos). Esta ventaja de precio está cambiando un poco por la demanda del maíz para la fabricación de etanol que va en aumento. Observe que dije los azúcares. El azúcar de caña o de remolacha es un disacárido. Y el HFCS se compone sobre todo de los monosacáridos fructosa y glucosa (con diferentes proporciones, dependiendo del tipo de jarabe). Los néctares naturales se componen de varias combinaciones de estos tres. Las abejas invierten la sacarosa del néctar en glucosa y fructosa cuando convierten el néctar en miel. El punto es, las abejas puede metabolizar los tres azúcares.

¿Por qué no preferir el HFCS? Es barato, tiene una composición química similar a la miel (un hecho aprovechado por los adulteradores), tiende a no granular (debido a su contenido de alta fructosa) y resiste la fermentación (debido a su alta osmoticidad y bajo pH). Asombrosamente, hay poca investigación científica comparando HFCS y sacarosa.

Basado sobre la investigación que he encontrado y de pláticas con los apicultores comerciales, las abejas prefieren la sacarosa, la acumulación es mejor con esta y el invierno se pasa mejor. Por lo tanto, un número de apicultores están pidiendo una mezcla de sacarosa/HFCS, de esta manera bajan costos y consiguen algunas de las ventajas de la sacarosa. Estas mezclas eran un asunto grave en California el año pasado, cuando un número de apicultores sufrieron daños en las colonias por mezclas problemáticas de HFCS.

El HFCS puede tener problemas debido a otros azúcares residuales (compruebe especificaciones) y especialmente debido a la formación del hidroximetilfurfural (HMF). El HMF se forma en la fructosa cuando una solución ácida del azúcar se guarda en una temperatura caliente por algún tiempo. El proceso usado actualmente para producir HFCS del almidón de maíz da lugar a un jarabe decididamente ácido (¡el pH es a veces tan bajo como el vinagre!). El HMF por sí mismo es claro, pero una reacción concurrente de oxidación carameliza los azúcares produciendo un color marrón. El HMF, además, tiene un gusto amargo característico.

El HMF es inofensivo para los humanos (y es un potencial biocombustible obtenible del azúcar), no obstante es tóxico para las abejas (Prandin, y otros 2001). Se forma naturalmente en la miel que se calienta, dando por resultado el obscurecimiento de la misma y es la miel utilizada en panadería. ¡Tal recalentamiento parecía ser el problema el año pasado con los apicultores de California, el jarabe simplemente fue mantenido demasiado caliente durante demasiado tiempo, dando por resultado un veneno color caramelo para las abejas! Cuidado: mire y pruebe cuidadosamente cualquier jarabe antes de que usted lo de a sus abejas. Si es color caramelo o sabe amargo, no es apropiado para las abejas. ¡No de a sus abejas ningún jarabe que no bebería usted mismo!

Puesto que he mencionado la situación de California, hagamos una confrontación con la realidad. Algunos productores de jarabe de California, sensibles a la formación de HMF, están informando que están evitando el recalentamiento y están produciendo así el jarabe bajo en HMF. Compré recientemente un poco de jarabe a un surtidor popular y noté que tenía una ligera coloración. Cuando pregunté porque, me dijeron que la hornada tenía algunos días y mantendría niveles seguros de HMF por lo menos dos semanas más si se almacenaba a no más de 90°F. Por supuesto, yo envié una muestra para hacer una prueba y obtuve una titulación de HMF (después de una semana en baja temperatura) de cerca de 41 PPM. Esto está ya en la concentración máxima permitida de HMF para la miel europea (aunque aún sea seguro para las abejas), solamente alrededor de un tercio del límite de franquear la toxicidad para las abejas. ¡Esto era para el jarabe fresco con un tinte muy leve! Hay que probar el sabor aunque yo de ninguna manera me considero como perito del jarabe de maíz. Con esa advertencia en mente, en mi opinión el jarabe en cuestión tenía una mordedura inicial viva, un cuerpo redondo y dulce, y un final con sabor a fruta agradable, sin el rastro de amargura. ¡El comprador se cuida!

¿Así pues, cuanto jarabe debe usted utilizar? Para muchos apicultores lo que les conviene es bajar costos. Es una pena dar jarabe de más, hay que hacer solo el necesario. El jarabe pesado requiere agua hirviente. El jarabe ligero es mucho más fácil de hacer (lo que sigue será solamente apropiado para los pequeños apicultores). Utilizo una base para el tambor de 200 litros como soporte para la grúa que tiene mi camión. El tambo tiene un agitador. Conecto una manguera al agua caliente (los jarabes con agua fría luego se echan a perder), pongo en el tambo la cantidad de agua apropiada para la concentración del azúcar que quiero, enciendo el agitador y descargo los sacos de 25 kilos de azúcar.

En la parte inferior del tambor está conectada una manguera de una pulgada de grosor por 8 metros de larga, tiene conexiones giratorias y un inyector de bomba de gasolina, todo de la marca Northern. Incluso el jarabe frío sale bien por gravedad sin el bombeo (a diferencia del HFCS no diluido, que es tan viscoso que sale mejor caliente y bombeado). Soy muy feliz con mi simple aparatejo (digan lo que quieran pero era el mas barato y funciona, además planeo substituirlo por un depósito de leche de acero inoxidable. Algunas otras pequeñas máquinas antiguas modificándoles las tuercas viejas como el escurridor que los apicultores usaban y que tienen entradas de agua caliente, un mezclador y una bomba con su enchufe, pueden ser utilizadas!).

Y para mí, no es mucho más esfuerzo mezclar el jarabe ligero de azúcar granulado que hacerlo de una mezcla de sucrosa/HFCS. Hagamos las cuentas con costos reales con fecha de la semana pasada. Unos cientos de litros de la mezcla del jarabe al 77% de sólidos, pesaron 513 kilos, y me costaron $3965 FOB en el almacén. Esto nos da a $7.73 el kilo. Pero en realidad son solo 395 kilos de azúcar. Si comprara azúcar a $12.60, el total sería $4977. El ahorro es de $1012. Todavía necesito diluir el jarabe, que me toma la cantidad igual de trabajo que hacer el jarabe ligero, así que esto es un costo más. La diferencia es que me tomó un viaje de ida y vuelta de cuatro horas para recoger el jarabe, el combustible, más el desgaste. Los 250 kilómetros se comieron la mitad de esos ahorros. Esto deja $429 por mis cuatro horas de trabajo. Es el fondo para mí. Ese tiempo de manejo pude trabajarlo en el apiario o hacer el jarabe que hubiera necesitado. Para otros, especialmente si están comprando cantidades más grandes, o alimentando con jarabe tal cual, las cuentas, por supuesto, serían diferentes.

Una vez que usted ha decidido qué tipo de jarabe desea suministrar, necesita decidir que alimentadores va a utilizar. ¿Cuál es el alimentador ideal? Respuesta: ¡ninguno! Cada tipo tiene sus ventajas y desventajas. Muy brevemente repasemos las opciones.

1. El alimentador Boardman de piquera. Viene con la mayoría de los kits del principiante. En condiciones perfectas pueden trabajar bien, pero son más los problemas, poco eficiente, estorba con la guarda piquera, puede promover el pillaje, no trabajan en tiempo frío, puede estorbar a las abejas. No los recomiendo.

2. El alimentador superior invertido. Las variaciones son latas de galón, botellas de vino, botellas de soda, tambores plásticos negros de 1 galón, cubos de 3 galones. Los alimentadores superiores invertidos son generalmente la manera más a toda prueba y más fácil para alimentar. El jarabe se da por la tapa y sobre el racimo (usted puede tener que forzar las abejas a subir si a puesto una alza de panales vacíos o con cera estampada), la colmena no necesita abrirse y es fácil comprobar la cantidad consumida (especialmente con los recipientes claros). Las desventajas son que los alimentadores se calientan con el sol, los agujeros pueden estorbar, pueden zafarse cuando están vacíos, usted necesita desatornillar la tapa para llenar, hay un agujero que tapar en de la cubierta de la colmena y usted tiene más equipo para almacenar.

Los alimentadores de tarro de medio galón son los que mas me gusta usar. Cada uno tiene un tubo de 1/8 un soldado a la tapa. Se hace un agujero de 3/16 en el centro de la tapa. Las abejas propolizan el agujero cuando se quita el alimentador.

Una docena de estos tarros caben en una cámara de cría. Un excluidor de reinas está clavado a la parte inferior de la caja para el transporte. Los tarros pesados tienen superficie áspera y no se resbalan de las manos.

Detalle de soldadura de las partes movibles de latón (Información en mi Web site). Estas tapas se abren fácilmente si usted engrasa de vez en cuando la rosca y el sello de goma con vaselina.

3. Alimentadores de bastidor (también llamados movibles, de división o alimentadores de canal). Éstos pueden permanecer en la colmena, pero requieren la apertura de la colmena y esto puede ser un factor de gran en tiempo frío, lluvioso o ventoso (puesto que el sello de propóleo en la tapa se pone quebradizo). Muchas abejas pueden ahogarse al rellenar especialmente si han construido panal falso en el alimentador. Así que hay que prevenir con un flotador. Una combinación de abejas ahogadas en el jarabe puede hacer un lío de fea fermentación, peor aún cuando el agua de lluvia se filtra en el alimentador. Entonces queda usted avisado, que si no limpia el alimentador del jarabe estropeado ¡zas!, usted contaminará el siguiente alimento. Los fabricantes de Motherlode hacen el Cadillac de los alimentadores con un casquillo y chimeneas perforadas que solucionan algunos (pero no todos) problemas.



Llenando un alimentador de bastidor por una ranura, y un pedazo de suplemento de polen en las barras superiores. Para las colonias pequeñas, los alimentadores de bastidor trabajan bien solo durante el tiempo caliente.

4. Alimentadores superiores tipo Miller. Éstos tienen la ventaja de alimentar algunos galones de jarabe a la vez, con perdidas mínimas. Las partes movibles de plástico negro de Mann Lake son una gran mejora sobre las viejas cajas de madera enceradas. Este estilo de alimentador trabaja bien con las colonias fuertes en tiempo caliente y es excelente para aumentar las reservas de invierno. Puede haber problemas durante el tiempo fresco o de lluvia; o si la tapa no cierra bien puede haber pillaje por abejas u hormigas.

5. Alimentadores misceláneos: Bolsas Ziplock con agujeros, tableros con caramelo que no van a consumir. La alimentación abierta en barriles con paja flotando usada por los apicultores comerciales para ahorrar trabajo al alimentar un apiario (y a todas las abejas del vecindario). Es suficiente decir que hay tensión, ácaros y enfermedades transmisibles.

Su opción del alimentador depende del porque usted alimenta, la temperatura y la época del año, que tan lejos queda el apiario, cuántas colonias tiene, cuánto va a alimentar, su posibilidad de trabajo, etc. Para los apiarios distantes, los cubos de plástico invertidos llenos de jarabe espeso pueden ser apropiados, mientras que un cuarto de galón de jarabe ligero sería perfecto para un núcleo en el jardín de casa. Personalmente utilizo por lo menos cuatro diferentes alimentadores en mi propia operación dependiendo de la situación.





Para el aficionado, sugiero el alimentar de un cuarto de galón invertido que es mejor que los tarros de galón (un cuarto de galón al día es abundancia) con algunos agujeros perforados en el centro de la tapa (el tamaño del agujero no es crítico, pero usando pequeños agujeros usted regula la cantidad de salida). Entonces haga una tapa dedicada para el alimentador sobre la tapa de madera con un agujero en el centro más pequeño que la tapa del tarro del alimentador (pero más grande que su área de agujeros). Quite la tapa normal y utilice temporalmente esta tapa de alimentación. La única vez que un aficionado puede tener que alimentar es al comienzo para construir panales.

Alimentador básico para el principiante. Una tapa temporal dedicada al alimentador y un alimentador de tarro de cuarto de galón.

Campo natural agradable, alfalfa en floración, girasoles en primero plano y yerba del conejo en el fondo. ¡Ninguna alimentación es necesaria.

Randy Oliver

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada